El regalo incomparable de una madre

Hace menos de una semana, se celebró en Costa Rica el “día de la madre”. Personas iban de un lado a otro buscando el mejor regalo para sorprender a su mamá. Unos que ya no la tienen en vida, llevaban enormes arreglos florales al cementerio. Algunos quizá, le regalaron tiempo. Otros, nada.

Lo cierto es que, día de la madre o no, con objetos materiales o no, las personas generalmente buscamos la manera de retribuir a esa mujer que nos dio la vida, un poco de todo lo que ella hace por nosotros. Pero sabes, es imposible.

No existe obsequio, que pueda compararse con el gran regalo que nuestra madre nos da, además de cuidar de nosotros, alimentarnos, criarnos y darnos un hogar, ya sea a su lado o no. Porque aun la mujer que no cria a su hijo, ya le ha dado el regalo más grande que puede existir: el don de la vida, porque es verdad que Dios da la vida, y Dios la quita. Pero es por medio de ese incomparable ser que Él mismo eligió.

Darle la oportunidad de nacer a ese pequeño feto, que crece en tu vientre, es la decisión más acertada que puedes tomar, enamorarte de él sin si quiera verlo, sentir su piel contra la tuya, y ese “pum” de un corazón que recién empieza a saber lo que es vivir.

No me explico todavía, como personas puedan negar que allí existe vida. Como se puede defender los “derechos egoístas” de mujeres que para vivir su vida como les plazca, no les interesa quitarle la vida a un ser que lleva su ADN, y que se está formando dentro de su propio cuerpo.

Por eso, alabo a esas mujeres que valientemente, enfrentan al mundo y regalan a su pequeño ser, el mismo regalo que a ellas también les dieron. La oportunidad de conocer que hay más allá de esas paredes oscuras.

Porque no hay obstáculo tan grande que se compare con la dicha de tener a esa personita en tu pecho, después de haber estado entre la vida y la muerte para traerle al mundo, y no hay acto tan sublime como ese, el de dar la vida por alguien más.

No soy madre, y no sé si algún día lo llegue a ser. Pero lo que sí sé, es que nunca podría ver el aborto como algo positivo. Jamás un derecho puede violentar otro derecho. No podría aceptar que quitar la vida a ser humano, por más pequeño que este sea, pueda ser llamado “un derecho”.

Si eres mujer, tú que lees, y estás en una situación, en la que debes tomar una decisión de tal magnitud, te invito a que lo medites otra vez, busca consejo, y, sobre todo, busca la guía de Dios, en su palabra encuentras la sabiduría más grande, pues Él es fuente de vida y de amor.

“Tú fuiste quien formó todo mi cuerpo; tú me formaste en el vientre de mi madre. Te alabo porque estoy maravillado, porque es maravilloso lo que has hecho. ¡De ello estoy convencido! No te fue oculto el desarrollo de mi cuerpo mientras yo era formado en lo secreto, mientras era formado en lo más profundo de la tierra. Tus ojos vieron mi cuerpo en formación; todo eso estaba escrito en tu libro” (Salmo 139:13-16).

Anuncios

¡Cómo sacar la levadura de tu vida! – Un reto para la festividad de PESAJ

Nunca olvidaré que el primer post que escribí cuando tomé la decisión de empezar un blog, fue acerca de la festividad de Pesaj. Hoy, a una semana de conmemorar esta fecha especial, he querido compartir con todos ustedes un reto que yo misma me he propuesto para los siete días que le siguen a esta fiesta.

Me refiero a los días de “panes sin levadura” establecidos en la Toráh, y que cada año celebran aquellos que practican el judaísmo. Días en que se manda a sacar toda la levadura de las casas, además de comer matzá, y tener reunión santa, entre otras cosas.

“El día 14 del mes primero, al atardecer, es la Pésaj del Señor. El día 15 de este mes es la fiesta de los panes sin levadura, celebrada al Señor. Durante siete días comeréis panes sin levadura. El primer día tendréis una asamblea sagrada; no haréis ningún trabajo laboral” (Levítico 23:5-7).

Un aspecto importante es percibir el sentido espiritual de esta celebración, e ir más allá de lo físico, sacando de tu vida todo aquello que representa la levadura, tal como Pablo lo menciona en 1 de corintios, “Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con pan sin levadura, de sinceridad y de verdad (1 Corintios 5:8).

Y es aquí donde entra la parte del reto que me propuse a raíz de esta publicación que leí en el blog Estudio Avellana de Sara Pérez, sobre el método de Benjamin Franklin, un hombre importante en la historia, quien “ambiciosamente” se propuso llegar a la perfección moral. A grandes rasgos, este método consistió en elegir 13 virtudes que deseaba adquirir, y enfocarse cada semana en una de ellas, ayudándose de papel, lápiz, y dedicando un tiempo para reflexionar, cada día evaluó su avance en cuanto a estos aspectos.

La manera de llevar este control es con una plantilla de ocho columnas, una para escribir el nombre de las virtudes, y otras siete columnas para cada día de la semana, para poder ir marcando cada día cuando cometía alguna falta a la virtud que correspondía en determinada semana.

El objetivo de este ejercicio era llegar al final de los siete días sin ninguna marca, de otro modo tendría que volver a empezar, para ir alcanzando una virtud a la vez. Sin duda un excelente método que deseo aplicar a mi propia vida, pero que incluso, quisiera probar de manera inversa.

Este reto consiste en aprovechar al máximo estos siete días de celebración y reflexión, aplicando dicho método, eligiendo de manera concienzuda siete aspectos en los cuales consideras la necesidad de mejorar en tu vida, por supuesto es importante reflexionarlo mucho y pedir al Eterno que te revele todo aquello que no le agrada de ti. Te puedes guiar con la plantilla que descargues aquí.

Es importante recordar que las fiestas del Eterno son mandamientos, pero para que calen en nuestro corazón y tengan un efecto real en nuestra vida, necesitamos interiorizarlas y buscar el sentido espiritual de cada una de las actividades que realicemos.

Me siento muy emocionada por fijarme este reto, y hacer de estas fiestas una celebración para mejorar y acercarme cada vez más a ser quien Dios quiere que yo sea. Si tú también deseas que esta festividad sea diferente, has cosas diferentes, reflexiona, disfruta el proceso. Y si deseas de corazón unirte a este reto conmigo te insto a que lo hagas, te aseguro que será de muchísima bendición para tu vida.

Cuéntame, ¿Qué te ha parecido el reto? ¿Te interesa el método de Benjamin Franklin para aplicarlo a tu vida? Y finalmente, ¡Felices fiestas!

Guíame, Espíritu Santo – Reseña de libro

Estamos aún en los primeros días del 2018 y me hacía mucha ilusión escribir un post al respecto. Sin embargo, acabo de terminar uno de los libros que me propuse leer en el 2017 se llama “Guíame, Espíritu Santo” de Stormie Omartian. Me alegra haberlo podido terminar, porque aquí entre nosotros hacía tiempo que no leía un libro completo. Además de eso, quiero compartir este post porque la verdad fue una obra de mucha bendición para mi vida.

Este es uno de esos libros que te recuerdan la importancia de cada día buscar un acercamiento más íntimo con Dios. Más en estos tiempos de tanta incertidumbre, indiferencia y vanidad, donde la mayoría siente un vacío que parece no llenarse con nada, pero la buena noticia es: Dios puede hacerlo. De hecho, solo Él puede llenarlo, y que mejor manera de acercarte a Él que a través de una relación personal con su Espíritu Santo.

Aplicando cada uno de los aspectos aprendidos mientras iba avanzando con la lectura, he podido comprobar que Él es real, no es que antes no creía, pero no es igual escuchar de… que experimentarlo tú mismo. Ahora puedo decir que él es mi amigo, mi consejero, mi consuelo, y más, siempre responde a mis oraciones. Pero no tienes que creerme a mí, te reto a que lo compruebes tú mismo.

Ahora presento algunos de los puntos más importantes de lo que pude aprender acerca del Espíritu Santo:

Sé consiente de su presencia

Es lamentable, pero las personas han olvidado que Dios envía a su Espíritu Santo para que nos guíe en todas las cosas, es un regalo del cual necesitamos ser conscientes “Mas aquel Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho” (Juan 14:26).

Yo en lo personal, creo que el mundo está de cabeza y los creyentes (sea cual sea tu denominación religiosa) están cada vez más dormidos, precisamente porque se ha dejado de escuchar al Espíritu de Dios. Habla con Él, es real, pero no te forzará a nada, que te nazca de corazón anhelar conocerle y pasar tiempo con él.

Necesitas de su guía

Estoy segura de que te haces la misma pregunta, ¿Por qué hay personas que tienen años de ir a una congregación religiosa y parecen nunca cambiar?, personas chismosas, egoístas, vanidosas… etc., incluso puede que tú mismo nunca termines de luchar contra la misma debilidad de cuando empezaste a ser una persona religiosa.

Es verdad que mientras estemos en este cuerpo tendremos tentación, sin embargo, cuando buscas la guía del Espíritu Santo en tu vida, es inevitable que exista una transformación, a medida que sigues su dirección él va cambiando tu carácter, es que no hay excusa, al menos en algo tiene que verse un cambio en ti.

Conoce su plenitud en el amor

Para que una relación cualquiera avance, necesitas dedicar tiempo, pero además de eso debes hacerlo con amor. Cuanto más pasas en intimidad compartiendo con el Espíritu Santo de Dios más conoces la plenitud de su amor hacia ti en la infinidad de maneras que te lo demuestra, y así tú también aprendes de él.

Se empieza por casa

No puedes pretender cambiar al mundo entero tú mismo cuando ni siquiera puedes con tus errores. Saca la tuca de tu ojo, y después la paja del ojo de tu prójimo. Si realmente quieres ser luz para el mundo empieza por ti mismo, cuando pides a Dios que te transforme y sigues la dirección del Espíritu, indudablemente los demás verán algo diferente en ti y querrán experimentar eso mismo que te hace tan feliz, tan respetuoso y amoroso. No es con palabrería, sino con tu ejemplo.

Ten una relación personal

Una vez que eres consciente de su presencia y empiezas a ser guiado por el Espíritu Santo, sigue constante en esta nueva relación. No se trata de que solo de vez en cuando hables con él, te apuesto a que no dejarías de hablar con tu pareja y luego llegar como si nada cuando ni siquiera enviaste un mensaje de texto en una semana, evidentemente una relación así acabaría por enfriarse. Yo te recomiendo que empieces por hacerte el hábito de compartir con él todos los días, y con el tiempo más que un hábito será una necesidad para ti.

Te inspira a no ser egoísta

Si bien es cierto vengo hablando de una relación personal (tú y el Espíritu Santo) cada vez que hables con él procura que no se trate todo de ti. Él te guía a pedir por otras personas, y no solo orar por ellas, sino ayudarlas mientras esté en tus manos. El amor de Dios es un amor que te inspira a dar, a desprenderse, no es un amor egoísta, escucha cuando él te inquieta sobre ciertas personas, tal vez tú puedes ser el medio que utilice para que actúe en la vida de ellas.

Anhela tu ministerio

Si eres creyente necesitas tener siempre en cuenta que nuestra meta es la eternidad, y esta vida es pasajera, sin embargo, mientras estemos aquí es normal que deseemos saber cuál es nuestro propósito en la vida. Queremos sentirnos útiles y servir a Dios, servir al prójimo. Anhela tu ministerio, y pídele de una manera muy especial que te revele qué hacer, y que haga su voluntad en tu vida. Mientras el Espíritu Santo sea tu guía vas en dirección correcta.

Sin duda un hermoso libro que me ha sido de mucha edificación, te lo recomiendo y si es que lo lees, espero que también sea de bendición para ti.

4 Importantes preguntas que necesitas hacerte

Hace un  tiempillo empecé un libro tipo devocional de esos que lees un fragmento cada día, se llama “Una vida con propósito” del autor Rick Warren, confieso que lo dejé a medias, ya que por ser de ese tipo de lecturas me gusta más tener el libro en físico que en digital, no sé tú a mi se me hace más sencillo hasta para tomas apuntes, y hablando de apuntes, hubo una parte en específico que se me quedó y desde luego quería compartirles.

Con todo este rollo del minimalismo y de tener una vida cada vez más simple, me he dado cuenta de que es imprescindible que hagas un autoanálisis de muchos aspectos de tu vida, no solamente para saber en qué cosillas estás fallando y corregirlas, sino que también para procurar la mejora continua en todo lo que haces, y alcanzar un estado de satisfacción más completo.

En este libro el autor hablaba de cuatro preguntas importantes que toda persona necesita hacerse para llevar a cabo dicho autoanálisis. Esto no solamente aplica a tu vida espiritual, sino que es una herramienta para lograr una mejora integral, a la vez que trabajas en cuatro puntos totalmente diferentes, te darás cuenta de que están conectados entre sí, y que la medida en que hagas bien  o mal uno de ellos, eso afectará lo demás. Y bueno sin más rollo nos vamos a las preguntas.

1- ¿Cómo inviertes tu tiempo?

El tiempo es uno de los tesoros más valiosos que posees, debes cuidar la manera en que lo utilizas porque pasa volando y no hay vuelta atrás.  Necesitas aprender a organizarte la vida, no digo que vayas por ahí agendando cada paso que des, porque muchas veces tenemos una agenda super robusta y no cumplimos ni con la mitad, pero sí es importante que sepas guardar un espacio para cada cosa, que si trabajas, que el estudio, la familia, los amigos, proyectos nuevos, descanso, pasatiempos, y el más importante a mi parecer, tu espiritualidad.

A veces caemos en la rutina, y nos olvidamos de sacar ese tiempo para meditar y agradecer a Dios por todas las bendiciones que Él nos da. Tómate un tiempo para analizar todas tus actividades y determina cuales de ellas son realmente importantes para ti y agregan valor a tu vida. Desecha esos afanes que consumen tu tiempo y no te permiten avanzar, y más aún aquellos hábitos que definitivamente te hunden a la mediocridad y te hacen perder el foco de tu objetivo.

2- ¿Cómo gastas tu dinero?

En este punto quiero hacer un señalamiento importante, y es que para mi no es lo mismo gastar que invertir. Cuando haces un gasto sabes que no recuperarás ese dinero, consumes lo que compras, en la mayoría de las veces cosas innecesarias, pero cuando inviertes tomas una parte de tu dinero para algo que sabes que a mediano o largo plazo te dará un fruto. Necesitas decir un NO mayúsculo al consumismo tal como lo mencioné en el post anterior , y empezar a ordenarte con tus finanzas.

Obtendrás grandes beneficios si logras esto, no solo a nivel financiero sino también emocional, tendrás una vida más tranquila al no estar siempre endeudado, eso te dará mucha paz interior créeme, con el tiempo se te hará un hábito y serás más ordenado, te alcanzará el dinero para cosas que sí son importantes, como en mi caso los estudios. Una cosita que no puedo omitir mencionar es, no te olvides por favor de dar a los necesitados, recuerda que es un mandamiento, y como seres humanos debemos apoyarnos entre nosotros, además manos que dan nunca están vacías.

3- ¿Cómo usas tus talentos?

Es evidente que a algunas personas  nos cuesta encontrar cuales son nuestros talentos más que a otros, y es verdad que hay personas que son buenas en casi todo. En mi caso siempre se me ha dificultado saber para que soy buena, al menos por ahora creo que se me da lo de escribir, no seré la super escritora pero es algo que me fascina, y por eso tomé la decisión de usar ese talento para algo bueno, creé este blog con la idea de compartir contenido positivo e inspirador.

De igual manera tú, puedes empezar a trabajar esas cositas que te encantan hacer, como cantar, dibujar, diseñar, actuar, si te gusta trabajar con pequeños, si eres muy creativo, que sé yo, miles de cosas que sabes hacer y puedes sacarle provecho, recuerda la parábola de los talentos, no sea que Dios te haya dado un tesoro y tú lo escondas del mundo, sal afuera e inspira a otros, has del mundo un lugar mejor, a tu manera. 

4- ¿Cómo valoras tus relaciones?

La última pero no menos importante pregunta, me hace reflexionar en que aunque tenga tiempo, dinero y talentos, si me aislo, si soy egocéntrica y no pienso en mi prójimo, todo esto de nada me sirve. Somos una sociedad, cuya base es la familia, y creo que por ahí debemos empezar pues es claro que no podemos ser luz en la calle y oscuridad en la casa. Aprende a valorar a tu familia, o en dado caso a aquellas personas que siempre están a tu lado apoyándote.

Es cierto que aveces creemos que las personas jamás se irán, pero no es así, unos nacen y otros mueren a diario, nada te garantiza que esa persona que tanto quieres estará ahí mañana, por eso ama hoy, dedica tiempo hoy, expresa hoy de todas las maneras posibles tu aprecio hacia los demás. Y un detallito importante, corta de raíz con las relaciones tóxicas, no andes por favor con personas que no hacen bien a tu vida, si bien hay que amar al prójimo, y a los enemigos, tampoco te metas en el campo de batalla del lado del enemigo, no sea que caigas en una trampa. Nutre y valora las relaciones que te inspiran a ser una mejor persona.

Espero te haya gustado este post, y haya sido de edificación para tu vida, si fue así te invito a compartirlo con alguien más, de igual manera te insto a realizar el ejercicio, pues este es un análisis muy general, a ti te corresponde hacer un autoanálisis personal.

Saluditos!

El minimalismo como estilo de vida

Primero que nada me gustaría compartirles como es que conocí del minimalismo, y después de eso poder explicar un poco sobre el tema. La primera vez que escuché el término “minimalismo”, busqué en Internet, sin indagar mucho, y lo primero que encontré fue del ámbito artístico, pero por alguna razón no fue algo que llamó mi atención así que simplemente lo dejé ahí.

No fue sino hasta que comenzó  mi interés en aprender más  sobre temas de organización y planificación, que pude conocer un poco sobre el minimalismo como un estilo de vida, así, fuera de verlo simplemente como una moda logré apreciarlo como una forma de vivir más en armonía contigo mismo y con tu entorno.

El minimalismo en su sentido más amplio tiene que ver con reducir todo a lo esencial, a lo básico, quitando todo exceso innecesario que pudiera llevar tu atención a lo superfluo,  lo cual no permite que te concentres en los aspectos más importantes  de tu vida.

Si deseas empezar a llevar un estilo de vida más minimalista, encontrarás muchos artículos interesantes en Internet donde aprenderás consejos prácticos. De igual manera estaré  publicando prontamente sobre esta  cuestión, y ya que yo me encuentro en el mismo proceso será un placer poder compartir  mis experiencias y consejos.

Por lo pronto hay algunos aspectos básicos en los que podrías empezar a trabajar:

Infórmate al respecto, recuerda que siempre tenemos algo que aprender de los demás, y entre más puedas indagar, reflexionarás sobre las ventajas que obtendrás de vivir de esta manera.

Necesitas hacer un alto al consumismo lo más pronto posible. Independientemente de qué tan rápido avances en tu camino hacia el minimalismo, la adquisición desmesurada no es sana, ni para tu mente, ni para tu billetera.

Deshazte de lo que no necesitas, es un proceso que algunos aconsejan hacerlo paulatinamente, otros más bien de una sola vez, yo agregaría por experiencia que se llega a convertir en un hábito que nos ayuda a lograr un desapego de lo material.

Enfócate en los aspectos importantes de tu vida, el minimalismo te libera del apego emocional a los objetos y relaciones no sanas, y te permite canalizar tu energía para ser más  productivo, y lograr así todos los objetivos que te propongas.

Valora las relaciones y momentos especiales, entre menos posesiones tengas, más  valorarás a las personas que te rodean, y en lugar de acumular objetos atesorarás los momentos y recuerdos especiales.

Por lo pronto te comparto estos consejos generales, ¿Te gustaría que profundice en cada uno de ellos? Además pronto les estaré  compartiendo un reto minimalista que me he propuesto. 

Photo by Unsplash